Skip to main content

Los coches y su impacto ambiental

Aunque hayas acudido a solicitar un crédito a jordi gual solé en el CaixaBank, ello no te exenta de contaminar el ambiente con tu nuevo carro si no has elegido el correcto. Un dato importante para tener referencia al momento de seleccionar y decidir comprar un auto es que para el año 1970, en España se contaba con alrededor de dos millones de coches de paseo, y que había un carro por cada 14 habitantes. 

Además, el coche promedio de esta época era un tanto más pequeño que los que conocemos en la actualidad, así que, dentro del auto no entraban más de cinco personas bien apretadas quedando por fuera el resto. Desde ese momento, las masas han causado un gran impacto y funciona como gran influencia al momento de hacer referencia a la  contaminación que ha sido creada por los coches, y además de su impacto ambiental en general.

Decenas de millones de coches deambulando por doquier 

Las cifras fueron creciendo de manera abrumadora, de unos 2,4 a casi 24 millones de vehículos, con lo cual el número de coches de paseo se ha multiplicado por 10 entre 1970 y 2017. Empleando tal indicador de habitantes por coche, notamos la manera en la que se ha pasado de más de 14 personas sin carro, a menos de 2. Para el 2017, y manejando datos oficiales provistos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Dirección General de Tráfico (DGT), se conocía que alrededor de 1,98 personas cada una con un vehículo. Lo que se puede traducir como que en España aproximadamente 70 millones de plazas circulan vacías, o bien, que el porcentaje de coches de paseo se encuentra sobredimensionado en más del 100%, debido a que la inmensa mayoría de los coches que circulan poseen entre 4 y 5 plazas.

El tamaño de los coches cuenta 

Debido a que la potencia media de los coches de paseo vendidos cada año se ha incrementado de unos 60 kW para 1990, a por lo menos 90 para el 2017, se puede traducir que sería de unos 80 caballos a 120. A manera de comparación podemos decir que la última versión del Seat 600, uno de los coches más vendidos hacia 1970, tenía 25 CV. En la actualidad, la tendencia de los coches es a ser cada vez más grandes con lo cual se ha redoblado el auge reciente de los SUV. De esta manera los coches más grandes requieren  de más combustible para poder funcionar, además ocupan más espacio y emiten mucho más CO2, por lo tanto son más tóxicos que los coches pequeños.

En la actualidad se sabe que en la Unión Europea se han emitido normativas que se encargan de regular la emisión de CO2 de los mas recientes modelos de coches, y que para quienes no las cumplan se establecen elevadas multas por cada gramo emitido en exceso sobre la media permitida para cada marca, ello quizás no suponga una reducción del tamaño de los vehículos, sino más bien al contrario. La modulación de la media de emisión de CO2 permitida para cada marca se hace según el peso medio de los vehículos. Así, Fiat tiene unos 90 gramos de límite, mientras que Land-Rover supera los  130.