Skip to main content

Conductores de Uber que dominan el inglés facilitan la comunicación con clientes

Los conductores de la plataforma de transporte Uber, ahora deberán pasar una prueba de inglés que permite operar en Londres. Esta decisión es tomada después de haber presentado varios inconvenientes o barreras entre la comunicación de los clientes y los conductores. El tener un buen dominio del inglés puede ser de mucha utilidad para éste tipo de trabajo, ya que permite una mayor comunicación y una mejor experiencia para quienes solicitan dicho servicio. Se puede comenzar el aprendizaje del inglés desde pequeño, en institutos como kidsandus inglés, los cuales brindan todas las herramientas para un dominio completo del idioma.

Este requerimiento fue presentado como exigencia ante los tribunales, donde se consideró aceptable para los conductores adscritos a la compañía, la cual funciona con una aplicación de internet. Para cumplir este requisito los conductores deben superar un examen oral y escrito con el fin de mejorar el nivel del servicio prestado. El transporte londinense o Transport for London (TfL) ahora está en todo el derecho de pedir a los conductores demostrar su nivel de conocimiento del inglés. Se espera que se aplique pronto dicha resolución a las demás empresas de taxi privado. Dentro de estas exigencias, también se implementará un servicio telefónico en el Reino Unido que permita gestionar de forma efectiva las quejas y opiniones de los clientes acerca de dicho servicio.

Algunos miembros del consejo de Transport for London, aseguran que todas estas normativas están hechas con el fin de mejorar la experiencia y la seguridad de los pasajeros, ya que al tener un buen dominio del inglés por parte de los conductores, se entiende de mejor manera la información del usuario, así como también los requerimientos de la licencia, aspectos claves que aseguran que todos los pasajeros reciban el nivel de servicio que necesitan y merecen.

Durante las audiencias a Uber, quienes tienen licencias de conducción privadas, argumentaron que el requisito de una prueba de inglés a sus conductores podría interpretarse como una discriminación racial indirecta, lo que podría poner en riesgo la subsistencia de unos 30.000 empleos, de los cuales muchos tienen problemas con el dominio del idioma por su condición de inmigrantes. Uber llegó al Reino Unido en 2012, lo que motivó desde el principio numerosas protestas de los operadores de los taxis convencionales de Londres, a quienes se les exigía superar un curso de 3 años, donde debían conocer todas las calles y rutas de la ciudad, teniendo como nombre The Knowledge.

Para muchas personas es necesario que exista una buena comunicación entre conductor y cliente, ya que permite discutir temas de seguridad y se pueden negociar tarifas. Por su parte, Uber afirma que se debe tener cierto conocimiento del idioma, pero no está de acuerdo con las pruebas de larga duración para confirmar dichos conocimientos.

Con todas estas políticas implementadas, se pueden ver afectados algunos conductores a la hora de renovar o solicitar una nueva licencia. Muchos reportes aseguran que el servicio de taxis en Londres es bueno, pues los taxistas son amables, cuentan con buenos vehículos y conocen todas las rutas para llegar a su destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *